miércoles, 2 de septiembre de 2009

Hágalo usted mismo: El Storyline Shelf, por Frederik Roijé, un librero sencillo y diferente



He aquí un ejemplo más de sencillez, creatividad y originalidad en un buen diseño. Frederik Roijé logra con este librero combinar lo comporáneo con lo minimalista y para ello solo necesita una lámina de metal doblada como si fuera una especie de electrocardiograma, un par de soportes de pared y pintura al gusto, en este caso de color negro.

Si quieren hacer su propia versión de este librero, solo tiene que dibujar la línea que quieren que tenga y pasarle el croquis a su herrero de cabecera, agreguele luego el color de su preferencia y listo, más sencillo no se puede.

Vía: Criterion

No hay comentarios.: